News

Select category
Discurso de Juan Ángel, magister en Desarrollo y Cultura en nombre de los graduandos ceremonia de posgrado de la UTB
Juan Santiago Ángel Samper

 Por: Juan Santiago Ángel Samper, 


Magister en Desarrollo y Cultura UTB
 
Cuando las circunstancias sociales me llevan a hablarde mi experiencia en la Universidad Tecnológica de Bolívar, como estudiante de la Maestría en Desarrollo y Cultura, escojo  entre varias perspectivas y anécdotas. Uno de los relatos con más éxito ha sido el de contar la experiencia de un cachaco entre caribes. Soy rolo, muy rolo;dice una querida amiga que  hasta para los mismos rolos, soy demasiado rolo. Gracias a esta aventura académica viví entre cartageneros, como nunca antes. Una de mis memorias más antiguas se remonta a una playa de Cartagena: tenía 2 o 3 años; ya lo dije, es una de mis memorias más antiguas y crípticas. Como mis padres me han contado sus viajes y recorridos, sé que vivimos 6 meses en Cartagena cuando  tenía entre 2 y 3 años, antes de instalarnos definitivamente en Bogotá.  El caso es que vengo a Cartagena desde hace 50 años, pero la experiencia de estudiante, y no de turista, me cambió la percepción de la ciudad y mi relación con ella. No es una lectura simple: se arremolinan en ella las diferencias y las cercanías, la experiencia de vivir en otra región, las nuevas amistades, las añoranzas, la fuerte presencia de los cachacos que nos acercamos de manera permanente al Caribe... Aprendí muchas cosas: ya no me pongo mochito cachaco para ir a la universidad, camino por la sombra, compro café a un tuchín en las mañanas y no pongo citas a horas en que la gente trabaja. También hice amigos del Barrio Chino, que no sabía que existía. Pude ver a una sociedad abrumada por el éxito de su situación geográfica y su historia, conocí Palenque y Loma Fresca, Pozón y otros barrios; visité toda la ciudad el día de las elecciones y con un proyecto cultural que he impulsado pienso en la ciudad en corregimientos y barrios, en habitantes y problemas.  Pasé 2 años entre caribes, y comparto la idea de que es más justo llamar así a quienes habitan esta región, en lugar de utilizar la expresión “costeños”, claramente centralista, y sobre todo, bogotana. El Caribe vale por sí mismo, y no es una simple referencia a otra región del país. Bogotá, en realidad es Caribe de alta montaña. Que lo digan los especialistas, gracias por acogerme, gracias por enseñarme.
 
Otra perspectiva que cuento, para entretener a los curiosos, es la de estudiar a los 50 años.  A esa edad la motivación no es un tema negociable. O están las ganas de estudiar o te vas; nada me ataba.Cada minuto que pasé estudiando, escribiendo e investigando, tenía la justificación en el fondo de mi corazón. Daría una millonada para que mis hijos estudiaran con las mismas ganas. Pero esas cosas no se trasladan. Sólo puedo hacerles un comentario a ustedes y a mis hijos: todo lo que hagamos en la vida lo debemos hacer con motivación. El entusiasmo trae inspiración,y con ese aire las cosas se vuelven sencillas, fáciles y casi elementales. 
 
Hay otro relato que no puedo omitir: la universidad cambió. Hace treinta años, cuando terminé mi primer estudio universitario, no existían los computadores; aún conservo la Olivetti 22 en la que hice algunos de mis trabajos. Hace veintidós, cuando terminé mi primera maestría en la Universidad de Ohio-una Universidad perfectamente dotada- los computadores no eran  personales.  Escribíamos nuestros trabajos en los laboratorios de cómputo, en un programa no gráfico. Ya existían los primeros computadores con interfaz gráfica, pero eran una rareza. En mis largos años de estudiante nunca oí hablar de internet. Ahí está el motivo de uno de mis más grandes asombros en esta experiencia. Hoy, en clase, se consulta una duda en la red y el debate con el profesor se alienta con esa velocidad y riqueza. Ya no es un milagro conseguir un documento, el acceso a revistas internacionales especializadas desde Turbaco está garantizado; en una materia virtual hice un trabajo con unos estudiantes de Amsterdam a quienes no he visto la cara. Lo que ha cambiado es que el estudiante de hoy tiene que saber escoger en la abundancia, decidir qué descargar, tomar una decisión crítica en lo que lee y en lo que usa. Más que nunca,   en nuestros días, la Universidad debe dar esas herramientas intelectuales de análisis y de selección. Yo lo encuentro fantástico, democrático y enriquecedor. Un muchacho afrocolombiano de Turbaco, de bajos recursos, que acceda con una beca a nuestra universidad, tiene a su alcance tanta información como pudo tener un gran sabio del siglo XIX en una gran metrópoli europea. Veremos surgir maravillas en el arte y en la producción intelectual, cuya cultura original será la de   los lugares más insólitos. Escucharemos las voces de  las mujeres, las minorías, los marginados, los desterrados, los desadaptados, los ermitaños y los incomparables. Al tener acceso a millones de personas desde nuestra casa, siempre encontraremos alguien con quiencompartir un gusto, una curiosidad, un talento o una habilidad. 
 
Pero para ser franco, ninguno de esos temas me parece totalmente relevante, son vivencias personales marcadas por la edad y el origen. La experiencia sobre la cual quisiera hacer un énfasis especial, está atada a la metodología y al enfoque de la maestría de la que me estoy graduando: la Maestría de Cultura y Desarrollo. 
 
Empiezo con otra referencia personal: hace ya algún tiempo le pregunté a mi hijo de 10 años qué quería estudiar. “Quiero ser científico loco” me contestó. Lamento decirle ahora que me le adelanté. 
 
En el título de la Maestría se pueden leer las palabras:desarrollo y cultura: y hay una paradoja implícita en la manera como indagan en la realidad. Aunque las dos disciplinas –la economía y la cultura- tienen la pretensión de querer explicarlo todo, lo hacen por caminos distintos. La economía positiva, tiene además, la insolencia de creerse científica. Y en el otro extremo, el arte, la expresión cultural por excelencia, hace de la subjetividad, de la fantasía, su principal bandera: yen muchos casos, hay que soportar hasta las vanidades de genios e iluminados. 
 
Ajá! ¿Y entonces? 
 
Querer ordenar la cultura en parámetros econométricos y científicos hace parte de los dilemas, que quienes nos matriculamos en la Maestría hemos tenido que confrontar. Un debate entre algunos artistas y profesores sobre la naturaleza del trabajo de grado dio preponderancia a la perspectiva científica;es lógico, pertenecemos a la facultad de ciencias sociales. Pero al día siguiente nos programaron una clase sobre investigación cualitativa, porque los números son las mayoría de las veces, irrelevantes en las lecturas de lo social, lo humano y lo cultural. La perspectiva científica tiene sus falencias. Las ciencias sociales acogen la subjetividad como instrumento de interacción razonable con sus objetos de estudio, porque la ciencia exacta y positiva no lo explica todo.
 
La expresión artística, tal vez la forma más reconocida y clara de ese amplísimo campo que es la cultura, es eso: inmediatez, pertinencia, relevancia e impacto.No lo digo yo, lo dice Bourdieu, un sociólogo que prefería el impacto y la claridad con la que una expresión artística, un gesto o una buena imagen revelan en segundos, lo que un estudio científico sobre las expresiones culturales toma cientos de páginas de explicaciones, muchas veces ilegibles. No obstante, uno agradece que los ministros de hacienda se apoyen en 300 años de enfoque riguroso y metódico, acumulación que da al ejercicio de la política económica algo de certeza y de profesionalismo. Yo me siento más tranquilo, que en la formación de quienes rigen nuestros destinos haya preponderancia en el rigor y en la acumulación de experiencia, y no en los altibajos emocionales que los artistas usamos como instrumento principal de trabajo. 
 
Y sin embargo, si reducimos a cifras, cuadrículas y fórmulas, el conocimiento y su aplicación para lograr soluciones sociales, caeríamos en errores tan garrafales como los que vimos durante el comunismo, dónde un proyecto de planificación en la producción agrícola a nombre del materialismo científico producía una hambruna, o aquella ocasión en  que se  secó un lago. Y nadie nunca olvidará  la burocracia alemana, que con método y disciplina controlaba al detalle la explosión de la vida corriente. Aésta, a la vida, a la expresión de un deseo compartido por muchos y reprimido por años, le bastó un simple estornudo para tumbar el muro de Berlín y liquidar un proyecto de país. La tiranía de la ciencia es tan dañina como la tiranía de los locos, o de la fe.
 
¿En dónde está entonces el equilibrio? No lo sé. Mejor,si lo sé. Lo sabemos desde hace mucho tiempo. La aventura del conocimiento exige ponderación; debe existir  equilibrio entre el rigor, la relevancia, la inspiración, el gusto, la rebeldía, el rechazo, la cordura y el método.
 
¡Qué paradoja!, tenemos que soñar con los pies en la tierra; pero también es verdad que si vamos a  trabajar, echando azadón  o aplicando sumas y método, necesitamos un ideal o sencillamente no podemos hacer nada.Podemos acceder a toda la información que ofrece la red, pero si no sabemos para qué, si no nos proponemos un objetivo, no vamos a saber organizarla. Esos ciudadanos que queremos formar, caribes y rolos, exigen una educación que incluya las riquezas culturales, regionales, de género, de edad, de estilo; esa formación inspiradora requiere de leyes serias, de oportunidades reales de desarrollo, de paz y de formalidades institucionales. La promesa de un futuro la tendremos con esas perspectivas de incertidumbre y certeza. Improvisación  y rigor.
 
Picasso decía que trabajaba todo el tiempo para que la inspiración lo pescara con el pincel en la mano.
 
La vida es así, severa y hermosa. Para eso nos sirve la Universidad más que ninguna otra experiencia de la vida, para encontrar disciplina en nuestras ilusiones; pero sobre todo, para   imaginar utopías que sosieguen nuestras duras jornadas de trabajo.
 
Juan Ángel
La casa de la cultura: un espacio vital

 La casa de cultura es un espacio de encuentro donde la comunidad manifiesta sus inquietudes en torno a esas expresiones y vivencias que le son propias. Es el espacio de lucha, debate, encuentro, reflexión y gestión donde la cultura es el motor que da vida a las acciones comunitarias.

Los invitamos a descargas los Cuadernos de trabajo para las casas de la cultura, realizados dentro de Proyecto UNESCO-MUJERES EN LAS ARTES “Leticia de Oyuela” (MUA), que busca el fortalecimiento de 24 casas de la cultura en Honduras.

Un material de trabajo que nos ayudará a establecer la importancia de una casa de la cultura para el desarrollo de nuestra comunidad.

 

 

 

 

 

 

Termina seminario internacional sobre Cultura y Desarrollo en Palermo

El 19 de abril terminó en la Universidad de Palermo en Sicilia, Italia, el seminario internacional sobre Cultura y Desarrollo iniciado el 10 de abril y que contó con la participación de los dos codirectores del Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo -L+iD- Alberto Abello Vives y Alfons Martinell Sempere, quienes junto a los profesores Gabriella D´Agostino y Alessandro Mancuso, y un nutrido grupo de estudiantes de los programas de Cooperación y Desarrollo debatieron durante estos días asuntos relativos a la evolución del concepto de desarrollo, de desarrollo humano, vida cultural y políticas culturales. Igualmente, se trabajo en dos sesiones la importancia de la comprensión del contexto en las políticas de desarrollo.Durante el seminario se realizaron reuniones con decanos de Economía y de Cooperación y Desarrollo, así como con la delegación rectoral de cooperación internacional.

El seminario sirvió como marco para un acuerdo interuniversitario entre las Universidades de Palermo, la Universidad de Girona (España) y la Universidad Tecnológica de Bolívar (Colombia), quienes en los próximos días firmarán un convenio de cooperación que permita la incorporación de la Universidad de Palermo como nodo del L+iD. Este acuerdo recoge aspiraciones de investigadores y estudiantes por contribuir al debate internacional desde la reflexión y la práctica sobre el papel de la cultura en el desarrollo.

Las tres universidades trabajarán conjuntamente en adelantar proyectos de investigación, de movilidad profesoral y estudiantil y en estrategias culturales que permitan el intercambio y el encuentro de las regiones donde se encuentran las universidades.

La civilización del espectáculo, nuevo ensayo de Vargas Llosa

Jan Martínez Ahrens (El País), entrevista al premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, quien presentó su ensayo La civilización del espectáculo (Alfaguara). El libro es una reflexión sobre la cultura que se promueve en nuestros días, ligada más al espectáculo o show mediático, que a vivencias vitales o estéticas. Un texto para reflexionar sobre la cultura de hoy.

Ver la entrevista en: http://cultura.elpais.com/cultura/2012/04/13/actualidad/1334353232_001546.html

Ciudadanos buscan una ciudad más incluyente

Luego de las situaciones de despojo, y discriminación presentadas en el Centro de la ciudad, ofrecemos los avances y reflexiones de un grupo de ciudadanos preocupados por el tema:

Inicialmente, se dan a conocer a los asistentes de la segunda reunión, las propuestas concretadas en el primer encuentro (28-02-2012)

Propuestas:

  • Crear un grupo de trabajo, con el interés de reflexionar sobre los problemas de la ciudad, y ejecutar un plan de acción que modifique esa realidad.
  • Desarrollar una serie de talleres entre quienes conforman el grupo de trabajo que permita unificar criterios, clarificar conceptos y establecer unas líneas gruesas de acción.
  • Organizar un gran seminario que permita "pensar la ciudad", y en el que participen todas las instancias sociales.
  • Crear un observatorio para la ciudad, que estimule la discusión e investigación permanente sobre estos temas.
  • Generar mesas de trabajo permanente para discusión de los diferentes problemas (discriminación, segregación, políticas públicas, regulación del suelo, idea de progreso, servicios públicos, patrimonio material e inmaterial, entre otros)
  • Crear una página web (o blog inicialmente)que facilite el acceso a la información sobre los temas de interés, que tenga documentos que propicien la discusión, permita a la ciudad presentar denuncias de segregación y fragmentación, así como nuevas propuestas de acción para confrontarlas, entre muchas otras.
  • Desarrollar campañas de sensibilización frente a la problemática, que estimulen procesos de educación ciudadana, utilizando principalmente el arte como una forma de expresión y transformación de la ciudad.

Se propone construir unas reglas mínimas del grupo, que permita su accionar y su comunicación con el resto de la comunidad. Se establece como regla principal que el interés general o colectivo prime sobre el interés particular o individual.

Respeto por el nombre (aún en discusión) que asuma el grupo, el cual sólo deberá ser usado en acciones aprobadas por la colectividad. El grupo trabajará en la construcción de acciones concertadas, respetuosas, positivas y responsables. A partir de esas premisas se generan algunas ideas, que luego de una importante discusión y debate han quedado de la siguiente manera:

Dejar muy claro de que NO se trata de un grupo xenofóbico, sino que busca generar espacios

de convivencia mutua basados en principios ligados al respeto y la dignidad. Será un grupo que realizará acciones positivas y responsables en beneficio de la ciudad y sus habitantes.

Se propone realizar un manifiesto de grupo, que sea el sustento ideológico y la carta de navegación del mismo, una herramienta que será el referente para concretar acciones y reflexiones en torno a la problemática planteada.

Un manifiesto proactivo, la idea no es victimizarnos, sino mostrar dignidad antes los hechos. Se insiste en que la idea no es atacar al que llega, sino fomentar la unión en un marco de respeto mutuo.

Se ha dejado claro, que es un problema que viene afrontando la ciudad hace muchos años, y que el referente más reciente, es la ocupación del parque de San Diego. Allí, y mediante una acción popular se logró que los restaurantes y locales comerciales, que se habían tomado el espacio público, lo dejaran libre para el disfrute de la comunidad. Es importante entonces construir y difundir esa memoria.

Se realizó una nueva reunión, el martes 6 de marzo, donde se organizaron grupos de trabajo y se establecieron responsables de cada equipo. Aún usted puede vincularse a este grupo de ciudadanos y trabajar por una ciudad con un modelo turístico más incluyente.

La próxima reunión será el lunes 12 de marzo a las 8.00 p.m. En ciudad Móvil, Getsemaní, calle del Espíritu Santo. Los esperamos.

Cartagena: la ciudad que se revela

Hace un par de días, la exdirectora del instituto de cultura local se encontraba, con un grupo de amigas, en un restaurante del Centro Histórico, cuando de manera repentina y a pesar de tener una reserva, se le pidió ceder su mesa a turistas, y a un destacado patrocinador del Festival de Cine, quien los acompañaba.

Ante ese hecho, que constituye un ataque a la dignidad y al respeto, un grupo de ciudadanos se dedicó a indagar si existían casos similares, y se encontró con una docena de ellos, parecidos al relatado anteriormente. Por esa razón los ciudadanos mencionados, se reunieron a debatir la situación de despojo, abuso y discriminación, y proponer acciones para contrarrestar la hostilidad que se observa en el Centro en medio de un desarrollo turístico y comercial de la Ciudad Amurallada.

Un hecho como el que hemos relatado es una forma de exclusión ligada a una propuesta desarrollista, que busca solo el beneficio económico al tiempo que desplaza a sus habitantes; desconoce al otro como elemento esencial del desarrollo local y desprecia modelos incluyentes y alternativos. Creemos que es tiempo de generar una reflexión sobre la ciudad que estamos construyendo, esa que hoy se revela en medio de dinámicas mercantilistas y que hemos dejado expuesta a las nefastas dinámicas de la oferta y la demanda.

En una reunión realizada el pasado 28, los ciudadanos congregados identificaron como principales problemas los siguientes:

  • Se percibe una situación de segregación, exclusión y fragmentación, el Centro de la ciudad, parece cada vez más un lugar ajeno para los cartageneros y cartageneras.
  • Viene ocurriendo un desplazamiento de los cartageneros y cartageneras, frente a los visitantes que recibe la ciudad y sus nuevos "dueños".
  • No hay mapas completos de ciudad, la ciudad se muestra solo por partes (también fragmentada).
  • La ciudad es gran escenario de eventos para el país, sin que estos aporten de manera decidida a su economía y a la riqueza cultural ciudadana.
  • Ocurren relaciones perversas en el marco de la relación turismo-ciudad.
  • La ciudad parece condenada a la uniformidad.
  • La idea de "progreso" que impera, debilita nuestra cultura, y con ello a sus habitantes.
  • No hay un análisis crítico de las políticas públicas sobre el espacio público.
  • En la ciudad se evidencian múltiples formas de discriminación más allá del tema racial y de género.

Ante las visiones plateadas, se ha propuesto acciones concretas, que se esperan socializar a la comunidad en una reunión este jueves 1 de marzo a las 7:00 p.m. en Getsemaní, calle del Espíritu Santo, sede Ciudad Móvil. Los esperamos.

GRUPO DE CIUDADANOS